24/1/17

De Oesta a Este



Holaaaaaa


Hoy os enseño como he recuperado este conjunto de palos que, en su día, fueron cuatro mesitas supletorias. 

Podéis ir viendo como estaba la estructura antes y como ha quedado después de tratarla con un poco de mimo. Estaban en casa de mis padres y se usaron muchísimo. Cuando me las quedé, así de destartaladas, las puse en lista de espera... vamos...  que las puse a esperar que le hicieran falta a alguien... 

     ANTES       DESPUÉS


     ANTES       DESPUÉS


Y... como tooooodo llega... encontraron nuevo hogar. 

Así que después de navidad, me puse a dar un poquito de vida a dos de ellas, para que se fueran, con este baúl, a Barcelona.

Había que recuperar las patas que forman las estructuras que estaban completas, añadir y encolar las partes que faltaban o estaban rotas, arreglar el sobre que estaba muy estropeado....


Mucho trabajo..... así que... como decía Jack "el destripador": vayamos por partes.


LA ESTRUCTURA:

He tratado la madera como suelo hacerlo: me da buen resultado y no me complico más de la cuenta. 

♥ Primero lavo en profundidad de la misma forma que hice en esta mesilla, mezclando a partes iguales aguarrás, alcohol y amoniaco (añado además un poquitito de vinagre). Froto con un estropajo toda la superficie (en este caso solamente las patas) retirando con trapo todo lo que va saliendo. De esta forma elimino la suciedad y casi todo el acabado anterior. 
♥ Después neutralizo con agua y jabón neutro y dejo secar bien.
♥ Lijo suavemente para dejar las patas lisas.
♥ Con un poco de nogalina tiño levemente para unificar el color de toda la estructura y dejo secar.
♥ Encero y pulo varias veces para que el trabajo quede con un acabado muy suave.

Como faltaban algunos travesaños, compré varillas de madera del mismo grosor que las que tenía rotas y al tiempo que iba haciendo esto que os he contado, las corté a la medida y las teñí igualando el color de la estructura. Cuando terminé los dos trabajos encolé las varillas a la estructura para que las mesas quedaran firmes. 

     ANTES       DESPUÉS


EL SOBRE:

En un primer momento la idea que tenía era recuperar toda la madera y dejarlas tal cual eran. Pero enseguida me di cuenta que dejar el sobre en madera iba a ser muy complicado. 

El acabado del sobre de las mesitas era tan duro que no conseguí quitarlo ni con decapante, de hecho el decapante se escurría como si fuera agua. 

Lo único que podría haber hecho era lijar con una lija tan gruesa que rompiera ese barniz pero era un trabajo completamente desproporcionado así que optamos por colocar un papel al gusto de los nuevos dueños. 

 


Al principio habían elegido dos papeles diferentes pero cuando ofrecí la posibilidad de darle continuidad al mapa me dejaron hacer. Así que coloqué el papel de tal forma que si quieres juntar las dos mesas el mapa del mundo se ve completo. 

Plegadas y apoyadas en la pared, quedan así:




Y abiertas, al juntarlas... 





De momento he recuperado sólo dos de las cuatro y, como decía al principio de la entrada, se han cruzado España de oesta a este, pero no las voy a perder de vista.
    






Me alegrará saber que os ha gustado el resultado. Si tenéis alguna duda o si queréis consultarme algo estaré encantada de leer vuestros comentarios. 
Como no hay truco (solo dedicación y trabajo) con esfuerzo, tiempo, constancia y mucho mimo, se puede recuperar los trastos que tenemos por casa. 



Os mando un besito muyyyyyyyyyyy fuerte





11/1/17

Se va a vivir a Barcelona.

Lo he recuperado a tiempo para cambiar de domicilio.

Llegó a casa a finales de los 80.
Durante todos estos años nos ha servido para almacenar juguetes, ropa de cama, ropa de temporada...

Desde hace algunos años estaba arrinconado en el sótano, lleno de trastos. 

Ahora, después de unas cuantas horas (¡bastantes!) de trabajo. Ya está recuperado.


Así se va a su nueva casa




Y así estaba.
Bueno... en estas fotos ya había lijado un poquitito... es que siempre me olvido de hacerle la foto al "antes".


 



Os enseño algunos detalles del resultado y os cuento un poco el proceso.

El exterior está realizado con pintura de tiza de la marca "La Americana" color Azul Serene. 

Primero, como siempre, lijé lo suficiente como para abrir bien el poro, para que la pintura se adhiera perfectamente. Le quité bien todo el polvo con un trapo húmedo y, sin dar imprimación, pinté toda la superficie. 

Siempre que se puede, desmonto la pieza. En este caso solamente tenía que separar la tapa del cuerpo pero si recupero una silla o una mesa... la desmonto "tanto como se deje". Lo hago así para llegar a todas partes tratando de que las pinceladas no se noten o se noten lo menos posible, sobre todo en las uniones de las piezas.

Pulí bien con estopa toda la superficie y le dí una capa de cera que le proporciona un olor muy agradable y un tacto sedoso... De nuevo, pulí bien la cera y...


.... este es el resultado.


Si se vé un poquito levantado es porque lleva unas ruedas pequeñas. Debimos ponerlas en su momento, no recuerdo exactamente el porqué, y las he dejado. Así si se carga demasiado puede desplazarse con facilidad.





El interior también está adaptado a su nueva vida. 






Entelé el perímetro con arpillera.
Lo hago a menudo porque me parece que queda muy bonito.

















He "atado" la llave a la cuerda que evita que la tapa abra del todo, para que no se pierda.




 

También he colocado unas guías de madera (pintadas del mismo color que el exterior) para que se puedan desplazar unas bandejas de tablero de DM a las que le hice una pequeña barandilla para que no caigan los objetos pequeños.

Es muy sencillo: corta los listones a la medida, marca el lugar donde van a ir anclados y atornilla.

Yo hago los agujeros donde van a ir los tornillos, con un taladro pequeñajo que tengo. Lo hago así para que el listón no rompa con la presión del tornillo.






Estas guías van a permitir que, dependiendo de qué se quiera guardar en el interior, se tenga más espacio en un lado que en el otro, solo desplazando las bandejas.














Como las bandejas miden lo suficiente como para no estorbarse, en el caso de que sea necesario que el interior quede diáfano, quedarían en el suelo.









Para terminar os cuento que he colocado una cuerda sujeta con dos hembrillas para que la tapa no abra demasiado.





Pues con todo esto, mi modelo y yo, 



participamos en este reto 


Pinchar aquí para ver el trabajo de la anfitriona del reto: Lola

http://elrefugiodelirtea.blogspot.com/2017/01/renovar-un-cuadro.html



La verdad es que hay trabajos agradecidos y éste ha sido uno de ellos. 
He disfrutado haciéndolo y el resultado, con poco gasto, ha sido "muy productivo".
Si os ha gustado, siempre podéis contármelo dejando un comentario.
Y si tenéis alguna duda.... lo mismo.



Un besito








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...